Home

 
 









El Jardín del girasol es una escuela de nivel inicial para las más chiquitas y los más chiquitos.
Una escuela donde aprenden mientras juegan y exploran, cantan y bailan, dibujan y pintan, escuchan y disfrutan de cuentos y poesías.
Un lugar donde los chicos junto a sus docentes aprenden a crecer con autonomía y a relacionarse con otros compañeros de la misma edad.

Un ámbito confiable y seguro. Un espacio ideal para recorrer el camino del encuentro con los otros y para ampliar los conocimientos sobre el mundo.




ARTE
La experiencia estética es una forma de comprensión del mundo en la que cada instante afecta a la totalidad del ser y es el tipo de conocimiento que predomina en la primera infancia. Por eso el arte en nuestra propuesta tiene un lugar especial: a partir de diversas experiencias artísticas desarrollamos la capacidad de ver y de imaginar de los nenes y nenas del jardín. Facilitar esas experiencias, proporcionar momentos de encuentro con materiales que puedan ser transformados en una imagen, un sentimiento, una idea, forman parte de nuestra tarea educativa.

Y como la experiencia artística está profundamente relacionada con aquello que las personas desarrollamos en los encuentros con el arte, las visitas a teatros y museos, el contacto con las obras de músicos, bailarines, pintores y escultores de todas las épocas son un “asunto serio” para los chicos del jardín. En los recorridos e itinerarios que los maestros y profesores diseñan como parte de los proyectos para las distintas edades y salas, conocer, observar, hablar y hacer son etapas del encuentro con la música, la plástica, la literatura y el movimiento.





EL LUGAR DEL JUEGO 


El juego es la principal actividad de los niños y niñas. A través del juego dramático —los nenes juegan a que son distintos personajes y de ese modo despliegan su conocimiento personal sobre el mundo y también sus fantasías— los maestros descubren las actitudes y preferencias de los más chiquitos.

Los docentes del jardín intervienen no sólo como observadores sino también como iniciadores del juego, en su enriquecimiento con preguntas, ideas, observaciones y sumando elementos estimulantes.
Esta posición de los maestros es muy valorada por los nenes, que ven en ellos a personas grandes en las pueden apoyarse sin temor a equivocarse.

Estos espacios de juego compartido son los que nos permiten conocer más en profundidad a los nenes y planificar su iniciación en las distintas áreas del conocimiento.